Fuentes de diseño: Que corra el agua

Ya me váis conociendo un poco y sabéis que cuando voy paseando por la calle no puedo evitar fijarme con ojo crítico en todos los elementos de mobiliario urbano que veo. Y si hay algo que siempre me llama la atención son las fuentes. Ya se que son bonitas (bueno, la mayoría). Que decoran las ciudades convirtiendo las plazas en oasis de tranquilidad y relax refrescantes (eso si los gritos de los niños  y la cháchara incesante de sus padres te lo permite). Y que originalmente cumplían un propósito funcional cuando se ponían en zonas de mucho calor para aliviar las altas temperaturas y generar humedad en ambientes naturalmente secos (aunque la verdad es que en Bilbao eso del calor sofocante no lo padecemos demasiado).

Fuente Campa de los Ingleses junto a Guggenheim

Fuente Campa de los Ingleses

Partiendo de esa funcionalidad, han ido evolucionando como elemento decorativo y el hombre las ha transformado en diseños grandilocuentes que en muchas ocasiones son monumentos a su propio ego fruto de una época de bonanza económica. Algunas las admiramos por su belleza y son muy decorativas. Otras son directamente una chapuza y otras son un atentado para su entorno. En mi humilde opinión, este es el caso de la fuente que encontramos a la vera del afamado Museo Guggenheim, en la Campa de los Ingleses. Sigue leyendo

Anuncios

Bilbao sopla en la Noche Blanca

Biblioteca de Deusto e Iberdrola

Biblioteca de Deusto e Iberdrola

Hace unos días hemos celebrado un cumpleaños muy especial, ¿sabéis quién ha sido el encargado de soplar velas? La Villa de Bilbao. Gracias a la Fundación Bilbao 700-III Millenium Fundazioa y con la colaboración del Ayuntamiento de Bilbao, hemos disfrutado de una fiesta de música, luz y color por todo lo alto en una espectacular Noche Blanca.

Como buenos bilbaínos, los urb&walkers aceptamos la invitación de la villa, así que allí nos presentamos en una noche cálida con la cámara en mano y los ojos muy abiertos para no perdernos detalle. Al igual que nosotros, mucha gente se animó a ver cómo el diseño urbano de Bilbao se vestía de gala al son de las 713 velas que lo acompañaban.

Lo primero que llamó nuestra atención fue el nuevo edificio de parchís que en vez de distribuir su diseño en cuadrados, optó por líneas horizontales. Pero esto no es de extrañar ya que el edificio en cuestión, se trataba de la biblioteca de la Universidad de Deusto y como buenos investigadores estaban probando alternativos diseños innovadores.  Sigue leyendo