Cambiando el genoma de Bilbao

Uno de los síntomas por los que me he dado cuenta de que me estoy haciendo mayor es el considerar que el tiempo pasado siempre fue mejor.

Analizar de forma crítica cada cosa que veo es otro de mis grandes hobbies y tengo que reconocer que me gusta mucho. Bajo este prisma crítico he ido viendo como Bilbao ha ido cambiando desde la inauguración de nuestro queridísimo Museo Guggenheim Bilbao y tengo que reconocer que ha roto todos mis esquemas.

Muelle de Abandoibarra

Muelle de Abandoibarra

Sigue leyendo

Anuncios

Pasatiempos urbanos. Las 7 diferencias

Como buen amante del cine que soy me echo a temblar cada vez que veo el número 2 en el cartel de una película o el anuncio a bombo y platillo de un “remake”. Desde que tengo uso de razón existe una ley no escrita que determina que las segundas partes nunca fueron buenas.

Puente Tercer Milenio. Zaragoza

¿Zaragoza o Sevilla?

Esta ley parece que no se aplica a la arquitectura. Vengo observando desde hace tiempo que cualquier ciudad que se precie tiene su propio edificio emblemático alterando el ecosistema de su skyline. Todas ellas han contratado a arquitectos o estudios de arquitectura de gran renombre, no sólo para diseñar espacios singulares y vistosos, sino también para ser promocionados gracias al éxito internacional de estos arquitectos.

Sigue leyendo

El efecto Guggenheim

Desde que me jubilé hace ya más de un año he intentado ocupar el tiempo libre de la mejor manera posible buscando aficiones. Una, como bien ya sabéis, es la de interesarme por cualquier obra que se realice allá por donde vaya. Otra es la de recuperar el tiempo perdido con amigos de toda la vida.

Es por ello que la semana pasada fuí a visitar a un amigo de la infancia que desde hace muchos años vive en el barrio de Romo. Para aquellos que no lo conozcan, Romo es un pequeño barrio obrero separado por una línea imaginaria entre dos municipios, Getxo y Leioa.

Sigue leyendo