¿Los bidegorris llegan a Oz?

Ayer, invitada por el buen tiempo, no me pude resistir (en un momento de tregua que nos dio la lluvia en Bilbao), así que me calcé las zapatillas rojas y salí en busca de una de esas bicis gratuitas prestadas por el Ayuntamiento de Bilbao. Lo primero era elegir bien el punto entre los 10 que hay: Zorroza, San Ignacio, Deusto, Abando, Indautxu, Casco Viejo, Begoña y Otxarkoaga. Decididamente descarté San Mamés y Moyua, porque las bicis de esos puntos parecen tener alas y son difíciles de atrapar antes de que se escapen.

Un bidegorri dirección a Oz

Un bidegorri dirección a Oz

Me decanté por la de Sani porque sabía que el bidegorri estaba cerca del puesto de bicis, que aunque parezca una tontería, no quería jugar al escondite, quería andar en bici. Lo cierto es, que ya me he pasado alguna vez un buen rato buscando el camino hasta el carril bici, y ¡yo quería aprovechar al máximo mi hora de servicio permitida!

Tan feliz y contenta iba sobre mi bici cuando repentinamente una señora apareció de la nada y ¡por una cana casi me la llevo de merienda en la cestita de la bici!. Desconcertada miré hacia el otro lado y vi que un autobús esperaba tranquilamente con la puerta abierta, entonces lo entendí todo. El bidegorri cortaba el acceso entre la parada de autobús y la carretera, ¡sin haber ningún puente con diseño innovador para ayudarla a cruzar de forma segura!, ¿os lo creéis?. Sigue leyendo

Anuncios