Trampantojos, que no las trampas de la Pantoja

Trampantojo, esa infame palabra con la que a alguien se le ocurrió nombrar a estas originales creaciones del ser humano. La primera vez que la oímos, en clase de Historia del Arte, estallamos en una carcajada colectiva. La segunda vez, nos aguantamos la risa. Y las sucesivas, no resistíamos los escalofríos producidos por este desagradable sonido.

Pero detrás de esta horrible palabreja podemos encontrar excelentes obras de arte que ya son parte esencial del diseño urbano de las ciudades en las que se encuentran.

SONY DSC

Mi ejemplo favorito, y el que me inspiró a escribir este post, es la fachada medianera de la Plaça dels Sedassos de Tarragona. En una pequeña plaza de vida y ambiente inigualable, que incluso ha inspirado alguna canción, este trampantojo, creado por el muralista Carles Arola (todo un icono en esta ciudad) nos alegra la vista y las tardes de pizza y cervecita en la plaza.

Esta pintura a lo grande refleja la sociedad tarragonina de finales del s. XIX. En el balcón principal vemos los símbolos festivos de la ciudad caricaturizados como cabezones: los nobles, el capitán, los médicos y el arlequín. También se decora con numerosas plantas y flores en balcones abiertos, como buena ciudad mediterránea. El autor se autorretrata pintando en el balcón mientras su esposa riega las plantas. Si bajamos la vista vemos a un fotogénico caballo, con el que no hay turista que no se haya sacado una foto.

294882_2290126525382_1664940038_nEsta fachada ha inspirado al resto de la parte antigua de Tarragona, de forma que las casas que se encuentran alrededor se han animado a añadir detallitos de pequeños trampantojos en sus fachadas, como esta (inquietante) señora y su nieto mirando por la ventana.

Arola es una eminencia del muralismo en Tarragona, por lo que, aunque el de la Plaça dels Sedassos sea su trabajo más conocido, también es responsable de otras decoraciones urbanas de la ciudad, como las de la fachada del Mercat Central.

5390645720_9c3512a082_o

La esencia de sus murales es plasmar la tradición festiva y mediterránea de la ciudad, ¡y vaya si lo consigue!

Desde aquí os animamos a vosotros, urb&walkers, a visitar esta villa llena de encanto y también a compartir con nosotros otros trampantojos que hayáis conocido, ya que, aunque tengan este desafortunado nombre, son una idea estupenda a la hora de decorar el entorno urbano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s