Accesos para discapacitados, ¿trampas urbanas?

En esta ocasión me basta con salir a dar un paseo por la calle en pleno Bilbao para admirar algunos elementos que siempre han llamado mi atención. Se trata de mobiliario urbano pero con una funcionalidad muy especial, facilitar el acceso a los discapacitados. Si bien es cierto que estos elementos incorporados al diseño urbano de la ciudad son completamente necesarios, a veces no puedo evitar observarlos con cierta gracia.

Acceso para discapacitados

Acceso para discapacitados

Seguro que alguna vez os habéis dispuesto a cruzar un paso de cebra, pero antes de llegar al umbral habéis tenido que sobrevolar esos metros bañados de tacos similares a los de las botas de fútbol o grandes placas de lego incrustados en la acera. Sí, como yo habréis sentido esos circulitos aprisionando vuestra planta del pie imposibles de esquivar, que rodean y bloquean el acceso a todo paso de cebra. 

Entiendo que estas enormes “señales en braille” son muy útiles para las personas invidentes, pero me pregunto… ¿no podrían reducir la altura de los dichosos circulitos?, ¿es que acaso son una especie de circuito a lo Mario Bros para que las hormiguitas jueguen?

En segundo lugar me gustaría hablar de otro elemento de diseño urbano que a menudo es desencadenante de conflictos: la rampa del autobús. Quién haya visto deslizar en alguna ocasión una de estas rampa cuando dependía del transporte público, seguro que se acuerda del tiempo que estuvo esperando, de la incomodidad del que va en la silla de ruedas por ser el centro de “la ira de los cagaprisas”, o de las madres con sus carritos que ya se preparan para subirlos a pulso.

Acceso para discapacitados

Acceso para discapacitados

Recuerdo más de una vez, estar ahí plantada delante de uno de mis queridos bilbobus, mientras una persona con movilidad reducida y escasa manejabilidad quiere subir al bilbobus. Al igual que yo, se plantan más personas expectantes mirando atentamente la rampa sin pestañear porque ¡una vez que la abren no la pueden cerrar!, ¿lo habéis visto alguna vez urb&walkers?

Así que sabiendo esto, no me ha extrañado ver en varias ocasiones a un amable conductor de bilbobus que cuando algún urb&walker le solicita la apertura del acceso para movilidad reducida,  se arma de valor, se seca el sudor de la frente, se quita de en medio su mostrador de cobro y finalmente, se levanta para ayudar a subir a pulso el vehículo con ruedas que quiere acceder. Aunque no sea la función de este amable conductor, alguno prefiere hacer este esfuerzo a arriesgarse a llevar la rampa colgando el resto del trayecto, o a que se retrase su servicio en el resto de la ruta.

Acceso para discapacitados

Escaleras mecánicas (sin pivotes de entrada)

Por último mencionaré un elemento que ya he visto modificado o más bien erradicado en muchos casos. ¿Os acordáis como a veces al acceder a escaleras mecánicas había dos “pivotazos” enormes que incluso te obligaban a pasar de perfil? Vale, está claro que las escaleras mecánicas no son para ir con vehículos con ruedas, pero ¿no os habéis quedado nunca enganchados con la mochila, el bolso, la chaqueta colgando? o ¡lo que es peor!, ¿habéis probado el sabor de ese acero en vuestras carnes, músculos, huesos o dientes?

Lejos de pretender herir susceptibilidades con este post, reitero que estos accesos que pretenden facilitar la movilidad, especialmente los dirigidos para personas discapacitadas deben estar preparados y disponibles para ser usados en cualquier momento sin que supongan un trastorno para ellos ni para el resto de la ciudadanía. Aunque sea una minoría la que requiera su uso, ¿no podrían retocar su diseño funcional para que precisamente eso, funcionarán como deberían, siendo un avance y no algo que se quiere evitar a toda costa?, ¿no deberían ser elementos facilitadores para toda la ciudadanía?

¿Qué opináis urb&walkers de todos estos accesos?, ¿en algún sitio os habéis topado con accesos de estos que en lugar de facilitar os han causado dolor? Estaremos encantados de leer vuestras experiencias. ¡Hasta pronto!

Anuncios

4 comentarios en “Accesos para discapacitados, ¿trampas urbanas?

  1. Las verdaderas trampas a arreglar de verdad! En la sociedad que vivimos habría que avanzar mucho para hacer accesibles los lugares a todas las personas.
    Esos conductores a los que mencionáis por culpa de un mal servicio de taller y la dejadez de las empresas por ahorrar se juegan una sanción. Ellos no pueden dejar el vehículo con todo el mundo dentro, encendido, con su dinero,….
    Pero así van las cosas en este país de pandereta, en el que la gente se preocupa por lo suyo y no por ayudar un poquito a la gente que lo necesita realmente.

  2. Yo recuerdo más de una vez al conductor del autobús intentando bajar una rampa de acceso, pero una automática, no como la de la foto que has puesto. Y tirarse en ello 15 minutos por no tener demasiada idea de como se manejaba. A parte que el control para bajarlo estaba en la salida y por lo tanto no podía atender a la subida de la gente al autobús por lo cual tenían que esperar fuera.
    Y otro tanto al bajar…
    Ahora parece que los nuevos modelos ya mejor preparados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s